La Hoja Federal


Año 2 - Número 27

República Argentina, Viernes 7 de Enero del 2000
Órgano de Prensa del Partido Federal

Av.de Mayo 962 piso 1º
C1022AAN - Buenos Aires


Buenos Aires, una reina triste
Por el
Dr. Martín Borrelli*

El Y2K, el tan temido efecto del año 2000 que habría de dejarnos a oscuras, sin víveres y con las computadoras enloquecidas, afortunadamente no se produjo. Nostradamus y las sectas milenaristas que anunciaban lo peor, se quedaron sin su apocalíptica fiesta. Pero no fueron los únicos. Los porteños, orgullosa raza que habita el suelo argentino, si las hay, también nos quedamos sin fiesta.

Desde Samoa hasta Perú, en la muralla China y en Sidney, pasando por las maravillosas celebraciones de Londres y París, todo el mundo y especialmente, las principales ciudades capitales brillaron y tuvieron su festejo por la llegada del año 2000 acorde con la importancia de cada una de ellas. Por su parte nuestra Buenos Aires, que según recientes estadísticas se ubica en el décimo lugar en importancia en el mundo, en cambio brilló por su ausencia. Hasta Río de Janeiro, todavía peligrosa y caótica, tuvo su fiesta.
Mal que le pese a Charly García, parece que la alegría es solo brasilera...

¡ Dicen que soy triste !

Imagen repetida en casi todo el Mundo.

Contrariamente a lo que todos creen, puedo afirmar que el fatídico bicho del milenio finalmente atacó, pero no a las computadoras como anunciaron, sino las mentes de las autoridades de la ciudad.
El temor por el Y2K llevó al Jefe Olivera a suspender todo: los mega bailes de tango en la 9 de julio, los barcos con fuegos de artificio en la costanera, la rave en el campo de polo, en fin, no suspendió el fin de año porque no estaba a su alcance, pero puso a Buenos Aires en estado de alerta y con él, nos condenó a todos a festejar por televisión con las bellísimas imágenes del glaciar Perito Moreno y de Ushuaia.
¡ B
ienvenido el federalismo a nuestras tierras ! dirán algunos arrebatados para justificar los festejos provincianos y la abulia de Buenos Aires, como si el hecho de organizarlos allá impidiera a la vez, hacer algo en la Reina del Plata. ¡ El déficit no se toma vacaciones ! exclamaría De la Rúa, a lo que algún correligionario podría agregar ¡ y tampoco festeja el 2000 ! haciendo gala de una austeridad mal entendida. En definitiva, por una razón u otra, aquellos que nos quedamos en Buenos Aires –que fuimos muchos- y una inmensa cantidad de turistas que paseaban por estas comarcas, nos quedamos sin fiesta. Dicen que somos tristes y ¡tienen razón!

¿ 550.000 pesos en iluminación ?

Ochenta apagones de corta duración y relativo alcance en los últimos dos meses fueron suficiente motivo para que Olivera dijera que Edesur y Edenor no garantizaban el suministro de energía para el fin de año. Esta afirmación, además de generar una impresionante movilización de bomberos, policías y ambulancias, hizo que muchos de nosotros chocáramos copas a las 12 PM del 31 de diciembre de 1999 munidos de una linterna y un abanico para suplir la luz y la ventilación que las compañías de energía no habrían de darnos. Doce y un minuto la luz iluminaba nuestros rostros felices, el aire acondicionado refrescaba el veranito porteño y las bengalas particulares comenzaban su ritual de fin de año. Nada pasó.
P
ero no obstante las previsiones apocalípticas de Nostradamus Olivera, el Diario Clarín en su edición del domingo 2 de enero nos aporta en la página 43 un dato llamativo que hasta el presente no fue desmentido por ninguna autoridad: el Gobierno de la Ciudad gastó 550.000 dólares en iluminar los principales edificios públicos para que lucieran mejor la noche del 31.


Pregunta 1: ¿Acaso esos edificios, iglesias y monumentos ya no contaban con iluminación instalada ?;
Pregunta 2: ¿Qué justificación iba a tener ese gasto si, como se temía, Edesur y Edenor finalmente no hubieran podido suministrar la energía para iluminar los edificios públicos ?

Las dudas no terminan aquí. Podríamos decir también que ya que se corrió el riesgo de gastar medio millón de dólares en luz, también se podría haber corrido el riesgo de hacer el festival de tango en la 9 de julio y el show de fuegos en la costanera – esto no necesitaba electricidad -. Después de todo, otras ciudades, con mayores riesgos de Y2K y otros peores, como los de amenaza de ataques terroristas como New York, juntaron 2 millones de personas en una celebración emocionante e histórica. La muchedumbre no era el problema.

Espacio público vs. Festejo privado

Gastar medio millón de dólares en iluminación o gastar un millón y medio en organizar todo lo que se suspendió no cambia la cosa para una ciudad como la nuestra que tiene un presupuesto anual de más de 3200 millones de dólares. La austeridad no es excusa para Buenos Aires ya que ésta tiene sus cuentas equilibradas y no tiene porque someterse a los desarreglos de la nación (ya bastante tenemos con pagar más impuestos para bancar los déficits provinciales). En todo caso, los gastos se podrían haber compartido con anunciantes privados a manera de sponsor o se podrían haber negociado los derechos con la televisión. En fin, había otras maneras de financiamiento.
E
n el fondo, conceptualmente tampoco ha sido una decisión feliz y extraña que haya sido justamente la Alianza gobernante, autotitulada progresista, la que desaprovechara la oportunidad de congregar a todos los porteños en una celebración masiva, integradora y plural, que fuera orgullo de una ciudad que es una de las más importantes del mundo y tal vez la más importante de Latinoamérica.



Los porteños hubiéramos mostrado que podemos estar a la altura de cualquier otra gran celebración a partir de nuestras características típicas, como por ejemplo el tango, que ha recorrido el mundo entero.
L
a suspensión de los festejos encerró a los porteños en sus casas o promovió el auge de las comidas de fin de año en restaurantes, salones u hoteles carísimos, que como sabemos, no están al alcance de todos.
L
uizá hasta el 2010, año del bicentenario, no encontremos otra oportunidad para festejar todos juntos. Espero que para ese entonces, ningún Y2K y otros falsos argumentos se interpongan entre nosotros y la sana diversión y que el gobierno de la ciudad esté en otras manos, ¡menos aburridas!.

* El Dr. Borrelli es Presidente del Partido Federal


Un giro reconfortante
Buen Comienzo para el año 2000
Por Gustavo P.Forgione

Ya desde las primeras horas podía verse que hasta el clima era benévolo, escasas nubes, temperatura agradable en todo el país, y afectuosos vientos frescos.
El efecto informático que se preveía atacaría despiadadamente a los dispositivos automáticos que funcionan con fechas no lo hizo, y se espera que no haga daño en lo que queda del plazo de seguridad.
La televisión, como principal testigo de la expresión cultural, que refleja en forma inmediata toda la actividad producida por el hombre, también aportó lo suyo para enaltecer el espíritu.
Ello, a pesar de que durante los últimos años se empecinó en mostrar lo más bajo de la humanidad y de cada persona, intentó tergiversar los valores morales y desafiar la ética, convertir las virtudes en errores y los vicios en cualidades, las enfermedades sociales en conductas propias y el pudor en vergüenza.
Cuando nos toca hablar de calificar a la televisión, encontramos en la programación habitual todo este tipo de calamidades, como si los encargados de enviarla al aire se empeñaran en escandalizar al espectador.
Las últimas horas del año 1999 y las primeras del 2000 fueron determinantes para demostrar que toda esa desagradable costumbre es reversible.
El programa El Día del Milenio presentado por ARTEAR demostró que hay capacidad de mostrar lo maravilloso, y de una forma inmejorable. Unieron la genialidad de los artistas más prodigiosos; bailarines, cantantes, músicos; bajo una dirección artística que pudo mostrar al mundo lo mejor de este bendito país.

Imagen propiedad de "El Día del Milenio" - ARTEARMás allá de las maravillas naturales que significan las Cataratas del Iguazú, el Glaciar Perito Moreno y la Bahía de Ushuaia, legados de los que no tendríamos mérito si no los protegemos; ellos, estuvieron acompañados por nuestras expresiones culturales más valiosas; los bailarines Julio Boca y Eleonora Cassano, los cantantes Mercedes Sosa, Alejandro Lerner y un grupo casi anónimo de músicos, directores, coordinadores, productores, asistentes y colaboradores.
El caso más destacable, porque merecidamente se convirtió en el referente del comienzo del milenio para nuestro país, lo representa Lito Vitale, un real genio compositor que logró reunir todos los testimonios típicos de todo el país en una obra. La canción del Milenio deja percibir una conjunción de ritmos y melodías del tango, malambo, zamba, cueca y toda otra derivación musical autóctona. Si afinamos el oído podemos descubrir sonidos de sikus, flautas, bombos, bandoneón, bajo el inconfundible estilo de su piano.

El 2000 comenzó con estilo propio; un estilo que demuestra que se pueden hacer las cosas bien; y cuando ello ocurre se produce un contagio que no permite postergar la excelencia en ninguna materia.
Si todos tuviéramos la capacidad de reconocer la grandeza, que infrecuentemente pudimos ver en nuestra televisión el primer día del año, conseguiríamos, cada uno en lo suyo, mejorar lo nuestro.


En el Año 2000, el Sur También Existe

No sólo en Ushuaia tiraron la casa por la ventana; en Puerto Stanley (ex Puerto Argentino) una gran cantidad de residentes se reunieron a festejar lo que llamaron SWAMP (sigla estrictamente delimitadora de la Fiesta del Milenio del Atlántico Sud Occidental, traducido a buen castellano).
Al son de los mejores músicos isleños, los asistentes bailaron, comieron y bebieron, hasta que una artillería de pirotecnia sorprendió hasta el más adusto caledonio propio del altiplano escocés; quienes, luego del sobresalto reanudaron los festejos de medianoche. Probablemente, los parranderos más empedernidos fueron sorprendidos por el nuevo día en medio de un coro con algún "When I" en la ya insigne Taberna The Globe, varias veces citada por La hoja Federal.

Fin de Año en el Fin del Mundo
Ushuaia: Festejo inolvidable en el fin del mundo. La Nueva Provincia
Malvinas: !Sobrevivimos el SWAMP!. Penguin News

Tal habrá sido la expectativa puesta en la celebración y la satisfacción de la concurrencia, que el artículo del Penguin News de hoy, titulado "Sobrevivimos el SWAMP", culmina agradeciendo "a Sally, Lucy y otros colaboradores por contribuir con lo que fue la mejor Fiesta del Siglo".

Puerto Stanley (Ex Puerto Argentino)


De Cara al Futuro
Por el Dr. Rolando Diego Carbone

Las últimas elecciones nacionales sin dudas han sido un triunfo para la alianza que encabeza Domingo Cavallo, dado que se alcanzaron los objetivos trazados, lográndose un posicionamiento como tercera fuerza a nivel nacional, y segunda en la Capital Federal.
Se han abierto innumerables posibilidades para el futuro, que esperemos sean correctamente capitalizadas por este espacio político que se consolida.
Las recientes noticias sobre los movimientos de Cavallo, acercándose a sectores ajenos nos llaman a la reflexión sobre la conducta a seguir. En primer lugar: ¿vienen solos, conscientes del liderazgo de Cavallo y de la fuerza política de A.R., sobre todo en la Capital Federal, o son convocados? ¿ Vienen por un espíritu ecuménico o por temor a la soledad o a la derrota?
Creemos que es claro el norte a seguir sea cual fuera la respuesta a los anteriores interrogantes: el crecimiento a largo plazo del espacio que lidera AR, haciendo frente al bipartidismo, asentado en las ideas que guiaron su nacimiento y que sin dudas, fueron los causantes de la exitosa última elección.
Sabemos que todo crecimiento implica una crisis, un cambio, que si no es programado desde ahora, podrá llevar en el futuro a problemas internos y que impedirán el cumplimiento de los objetivos trazados, y en definitiva, socavarán la imagen y la confianza despertadas.
Nos encontramos con un presente auspicioso y de frente a las elecciones a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en pocos meses - Legislatura porteña incluida -. Podemos afirmar que se trata para la Alianza Acción por la República de una oportunidad que no se puede desaprovechar. Pero detengámonos en esta afirmación. Una oportunidad ¿para qué?

La Capital Federal es sólo una batalla y no la guerra. En términos futbolísticos no se juegan las eliminatorias, sino una Copa América y lo que realmente vale, es el mundial (las Presidenciales). El escenario real para AR deberá ser la elección presidencial dentro de 4 años, en las que el contrincante natural será el Presidente De La Rúa que irá por (¿su única?) reelección.
Es necesario por eso, cuidar las formas. Ser claros en lo programático, y trasuntar los objetivos en las alianzas que se celebren o las incorporaciones de extrapartidarios que se realicen. Nunca a la inversa, ir amoldando los proyectos a medida que se suma gente, líneas internas de otros partidos, etc. Eso no sería más que ir haciendo difusa nuestra imagen, como una prenda en el lavarropas junto a otras que destiñen.
No es aconsejable que se vuelva a usar en la crónica diaria palabras como "peronizar", "pata peronista", "disidentes", etc... Si el pueblo quisiera votar a un peronista o a un radical, votaría directamente sus propias listas, y no a los que ahora vienen a disfrazarse de liberales o independientes con el ropaje de Cavallo.
Creemos que no sólo se trata de sumar, sino de ver qué se suma y para qué. La sumatoria de números negativos no son más que restas al final de la adición. Hay que ser muy prudentes en estas horas en las que nuestro candidato es apetecido por terceros ajenos a la Alianza formada junto al Partido Federal y al Demócrata que en el ´97 significó el surgimiento de una nueva esperanza para la ciudadanía.
El gran desafío de la dirigencia, es trazar los objetivos y elaborar la estrategia a seguir. La elaboración y puesta en marcha de tácticas, acordes a la anterior, transparentes y claras para todos y consensuadas previamente en lo interno de A.R., son un imperativo para el bien de este espacio político y de la gente.

Dr. Rolado Diego Carbone


La Hoja Federal

Director
Gustavo P. Forgione

Correo electrónico: hoja@infored.com.ar

Teléfonos:
Lectores y Redacción:
(0 11) 15-5109-8824
Director:
(02901) 43-1840

Órgano de prensa del Partido Federal

Suscriba a un amigo a La Hoja Federal mediante este formulario
Nombre
Dirección de correo electrónico

Presione una sola vez y su información será enviada a nuestra dirección.

Si tuviere problemas con el formulario, envíenos un mensaje a
hoja@infored.com.ar.

Para sugerencias o cartas envíenos un mensaje a: hoja@infored.com.ar
Consulte otros números de La Hoja Federal desde nuestro índice general

Vea el último número desde aquí

Vínculos a páginas recomendadas:
Partido Federal
Diarios:
La Nación - La Razón - Tiempo Fueguino (TDF) - El Sureño (TDF) - Provincia 23 (TDF) - El Diario (TDF)- La Nueva Provincia (BHI) - Penguin News (Malvinas) - La Gaceta (Tucumán)
Información General:
Información Legislativa del Ministerio de Economía - ArgenLex