Este documento debe maximizarse para verse bien.

Pin Federal

La Hoja Federal

Bandera Argentina


Año 4 - Número 61

República Argentina, 11 de Enero de 2002
Órgano de Prensa del
Partido Federal

Av.de Mayo 962 piso 1º
C1083AAR - Buenos Aires


Sumario:
Su Majestad el Gatopardo - Bernardo Carlino
Duhalde debe recrearse a sí mismo - Martín Borrelli
La Hoja Federal que no salió - El Director


Su Majestad el Gatopardo
Por Bernardo P. Carlino

Si la Constitución Nacional hubiese previsto la designación de un monarca en casos excepcionales, este Congreso ya lo habría coronado y estaría inclinado ante su báculo, con tal de preservar intereses que han demostrado ser irrenunciables.

Cortesanos - Detalle

La actuación de ambas Cámaras el cinco y seis de Enero significó en los hechos un moderno golpe de Estado perpetrado en nombre de, y gracias a, las instituciones democráticas.
Pues le proporcionó al PEN el manejo absoluto y discrecional de las principales variables de la economía que, para peor, no han sido previamente acotadas en orden a un “modelo” que aún antagónico al renegado, por lo menos ofrezca consistencia lógica ante los inversores y acreedores extranjeros, a quienes se pretende conmover con la situación social, pero que sólo prestarán aprobación a propuestas sustentables, como se ha dado ahora en llamar al sentido común en la materia.
E
n efecto: mientras se apresuran a devaluar la moneda nacional en relación a la estadounidense, se consagra el per saltum no tanto para dirimir rápida y favorablemente estas cuestiones, de lo cual existe semi plena prueba con la actual Corte (a la que seguramente se preservará hasta que haga el trabajo sucio necesario) sino para preservar los recursos en manos del Estado mediante el simple recurso de acordarle efecto suspensivo a la apelación, tal como se sancionó la ley en esos dos días.

Al mismo tiempo:
*) Se establece un sistema dual de cambios, ampliamente descalificado por la experiencia nacional e internacional y la teoría económica mundial, con un caprichoso término de vigencia, suficiente para alentar las más negras sospechas sobre la monarquía de hecho y los cortesanos (muchos de los cuales no ofrecen antecedentes personales tranquilizadores) que rigen ahora los destinos del país, del tipo de cambio y de la graciosa concesión a unos en detrimento de otros del preciado “dólar oficial”
*)
Se pretende fomentar a la producción, mientras se encarecen los despidos por causas injustificadas al doble de su valor, con las secuelas que todos conocemos, lo que suma espanto a la imprescindible inversión extranjera directa, único recurso para intentar crecimiento económico en el futuro de un país sin crédito interno ni externo.Chirolas...
*)
Se pregona un presupuesto austero, a la par de la creación de un millón de “empleos” estatales, término que se utiliza en el idioma monárquico para evitar el de subsidios al desempleo, con su inevitable zaga de estímulo al ocio en lugar del empleo.
*)
Se reniega de la “patria financiera”, mientras se intenta restaurarles su descosido patrimonio por vía de un impuesto a la exportación de hidrocarburos.  Por lo que hemos venido sabiendo, el sentido de estos negocios de riesgo en todo el mundo no sólo contempla estas turbulencias, sino que lo compensa con altas ganancias (como lo han sido hasta ahora los spreads bancarios domésticos) y con las debidas previsiones en sus balances, como lo ha venido exigiendo el BCRA.

Todo indica que hubiera sido más conveniente desde esta perspectiva, la directa nacionalización del sistema y no el enjuague de sus pérdidas manteniendo intacto el poder de presión de los propietarios, que como bien se conoce, son extranjeros y priorizan a ultranza la defensa de sus intereses, que, cuando están en juego, defienden violando las leyes y las disposiciones del ente rector, si les conviene,Papel pintado... como lo ilustran las noticias recientes.
*)
Los juglares de Palacio están anunciando controles de precios máximos y alentando a los súbditos a denunciar a los malditos y poco solidarios oportunistas que los violen, para hacerles caer así el rayo paralizador, introduciendo un nuevo factor de disgregación social caro a la liturgia de las antiguas Cortes, cual es la delación.
E
n su libro “4000 años de Controles de Precios y Salarios: como NO combatir la inflación” (edit. Atlántida, 1987), Schuettinger y Butler relatan y documentan cómo desde la época de los faraones fracasaron estos intentos. Seguramente algún Duque del Frepaso o Conde de las Regiones Sindicales estará ya pensando reclutar una patética Armada Brancaleone para tal fiasco, destinada a engordar los cofres de alguno de los nobles, recaudando un diezmo a cambio de dejar funcionar el mercado.
L
o asombroso de todo esto es que el quejido más fuerte de las cacerolas, el que apuntaba a la reforma del Estado y la inmediata obturación del despilfarro público ya conocido por la corrupción e ineficiencia en el PAMI, el ANSES, la UBA, la Biblioteca e Imprenta del Congreso, y otros muchos que los medios se han encargado de mantener presentes en el imaginario público, ha quedado olímpicamente ignorado gracias a la obnubilación que producen los movimientos del trono. Que el Sr. Rodolfo Barra deba retirarse de un lugar público ante los vituperios de la gente, no ha mejorado a la Auditoría General de la Nación.
Como si la gente se hubiera manifestado estrruendosamente contra Repsol-YPF, el precio del peaje o de la telefonía celular como factores determinantes del sideral  endeudamiento nacional, la atención ha sido magistralmente orientada a enfocarlos como chivos expiatorios. Quienes,  por otra parte, contrataron con representantes legítimos cuyos apellidos casi ni se mencionan, de un Estado de derecho y dentro del funcionamiento de las Instituciones de la República.
P
ronto los medios harán una persecución histérica, segundo a segundo, de la cotización de dólar paralelo, con su secuela de alza autocumplida, pues en este mercado el rumor y las expectativas que ellos generan son mucho más nefastos que en el del riesgo país, o se solazarán en la denuncia de los encarecedores de cualquier precio en cualquier punto geográfico, y se habrá pasado así nuevamente por alto la oportunidad terapéutica de achicar el tumor más maligno de los que carcomen al país.

Dr. Bernardo P. Carlino

 

Dr. Bernardo P. Carlino
bernardo@carlinopuig.com.ar
Vicepresidente del Partido Federal
Orden Nacional


Sus antecedentes abren serios interrogantes sobre el futuro de su gestión
Duhalde deberá recrearse a sí mismo
(si quiere llegar al 2003)
Por el Dr. Martín Borrelli

El inédito vacío de poder que conmovió a la Argentina en la última semana de diciembre obligaba a adoptar medidas rápidas y decididas para resolver la crisis. El justicialismo, verdugo y víctima a la vez del caos en que quedó sumido el país -como en otros tantos momentos de nuestra vida política-, se constituyó en la única fuerza capaz de brindar la gobernabilidad mínima para escapar del incendio. Después del fracaso cantado de Rodríguez Saá, el peronismo –en contubernio con el sector más retrógrado de la UCR- alumbró la candidatura de Eduardo Duhalde, no ya para enderezar una incierta transición de dos meses, sino para culminar el periodo de De la Rúa. De esta manera, quien fuera derrotado en las presidenciales del ’99, entre otras cosas, por proponer abandonar la convertibilidad, alcanzó la primera magistratura gracias al gran aquelarre nacional. Ahora bien, Duhalde no es un recién llegado y tiene una larga trayectoria que permite imaginar cómo será su gobierno. Y es preocupante.
¿
Que necesita Argentina en este momento? Muchas cosas. Las más urgentes, austeridad, ejemplaridad, eficiencia y por sobre todo, un plan de gobierno. ¿Qué ofreció Duhalde en sus 8 años como gobernador de la provincia de Buenos Aires? Dilapidó el fondo del conurbano (u$s 680 millones por año) gastando un peso en obra y nueve en comisiones y punterismo, convirtiéndola en el estado más endeudado de toda Latinoamérica. A pesar de la discrecionalidad en el manejo de los fondos, –sólo había una comisión integrada por representantes del PJ y la UCR para controlarlo- fue incapaz de resolver graves problemas estructurales que han generado, por ejemplo, que un tercio de la provincia de Buenos Aires esté bajo el agua y sus productores, fundidos. Bajo su mandato, la seguridad entró en estado crítico. De la mejor policía del mundo, pasamos a la maldita policía que fue cómplice en el asesinato del fotógrafo Cabezas y acribilló civiles indefensos y maleantes cómplices en Ramallo. En materia financiera su sucesor en el cargo no tuvo más remedio que licuar las monumentales deudas del Banco Provincia que el ahora presidente generó con su conducta irresponsable, beneficiando a los amigos y a los deudores de siempre. En materia judicial, la reforma que inspiró su Ministro Arslanian, por la cual se reformó el código procesal y se suprimieron los juzgados correccionales y de instrucción, derivó en una escandalosa prescripción de ¡medio millón! de causas que no pudieron ser instruidas o sentenciadas por los nuevos juzgados de transición , quedando impunes miles de crímenes y delitos.

En cuanto a su concepción económica, ha pasado por todas las posiciones posibles. Como vicepresidente de Menem, adhirió a los postulados económicos del “neoliberalismo salvaje”, hasta que en 1997 desde Balcarce 50 lo dejaron sin el fondo del conurbano. Impidió la re-reelección de Menem, es cierto y es tal vez su mayor aporte a la patria, pero calló ante el pacto de Olivos que ultrajó la constitución histórica. Reniega de la patria financiera (que viejo suena esto !) y del sistema bancario, pero no tuvo empacho en disfrutar para sí y para su séquito, de Orígenes AFJP, propiedad del Bapro. Quiere encumbrar a la patria productiva (¿existe esto?), pero durante su gestión no cesó la sangría de empresas argentinas radicadas en la provincia hacia Brasil.  Por último, promete afianzar el MERCOSUR, pero nombra canciller a Ruckauf, quien después de Cavallo, fue quien más duramente embistió contra Brasil.
A la luz de estos antecedentes, Duhalde parece no estar a la altura de lo que el pueblo está esperando y de lo que el país necesita. Queda una esperanza: que aspire a quedar en el bronce como el presidente que frenó la disgregación, recuperó la confianza, y dio un giro de 180 grados recreando el país desde los escombros.¿Podrá Duhalde recrearse a si mismo? En la definición a esta pregunta está la clave del futuro inmediato del país.

Diputado nacional Martín Borrelli


Dr. Martín Borrelli
borrelli@federal.org.ar

Presidente del Partido Federal


La Hoja Federal que no salío
Desde el 21 de Diciembre del año 2001 comenzamos a editar el ejemplar número 60 que debíamos publicar los últimos días del año pasado, pero lo vertiginoso de la coyuntura política nacional hizo imposible enviar los artículos que, escritos a diario se ajusten a la actualidad inmediata, la que cambiaba su rumbo a cada hora.
El número 60 que no enviamos por correo electrónico pasó al olvido en nuestra redacción, pero decidimos incluirlo en el archivo histórico que mantenemos permanentemente en internet.
Por estos días pareciera que la volatilidad de las noticias se redujo, si bien las medidas aplicadas por el gobierno configuran un seguro desastre cada vez más pronunciado, el Dr. Duhalde seguía siendo presidente de la Nación al momento de enviar este ejemplar.
Para poder cumplir con nuestros lectores del modo deseado, y que nuestra publicación no pierda vigencia a sólo minutos de ser escrita, debiéramos editar un diario, pero aún carecemos de los medios para ello.

El Director
Gustavo P. Forgione


La Hoja Federal

Director
Gustavo P. Forgione

Correo electrónico: hoja@infored.com.ar  

Teléfonos:
Lectores y Redacción:
(0 11) 15-5109-8824
Director:
(02901) 43-1840

Órgano de prensa del Partido Federal

Suscriba a un amigo a La Hoja Federal mediante este formulario
Nombre
Dirección de correo electrónico

Presione una sola vez y su información será enviada a nuestra dirección.

Si tuviere problemas con el formulario, envíenos un mensaje a
hoja@infored.com.ar.

Para sugerencias o cartas envíenos un mensaje a: hoja@infored.com.ar
Consulte otros números de La Hoja Federal desde nuestro índice general

Vea el último número desde aquí

Vínculos a páginas recomendadas:
Partido Federal
Diarios:
La Nación - La Razón - Tiempo Fueguino (TDF) - El Sureño (TDF) - Provincia 23 (TDF) - El Diario (TDF)- La Nueva Provincia (BHI) - Penguin News (Malvinas) - La Gaceta (Tucumán)
Información General:
Información Legislativa del Ministerio de Economía - ArgenLex