Este documento debe ser maximizado para verse correctamente.                                              También puede consultar La Hoja Federal en Internet

La Hoja Federal

Periodismo de opinión, libre e independiente

Bandera Argentina


Año 14 - Número 135

República Argentina,  17 de Abril de 2012

Publicación de distribución electrónica
por suscripción


Sumario:

Ante la expropiación de las acciones de YPF - Soberanía mal entendida - Por Gustavo P. Forgione



Ante la expropiación de las acciones de YPF

Soberanía mal entendida

El estado confesó que perdió la función de control

La presidente de la Nación lanzó un nuevo "plan para garantizar la soberanía hidrocarburífera de la República Argentina", mediante la expropiación de parte del paquete accionario de la sociedad anónima YPF.

Existen evidencias que denotan varias cuestiones turbias, por llamarlas de un modo elegante, sobre esta decisión. Resulta curioso que, con esta medida, solamente se expropiarán las acciones en poder del grupo Repsol, del cual participan también Caixa bank, SACyR, PEMEX, BBVA, BNP Paribas y otros. Es claro que ante tan artera y enfocada expropiación sobrevendrán juicios multimillonarios en estrados locales e internacionales que en algún momento habrá que solventar, ya que, no se trata de una toma hostil por parte de un adquirente, sino, de  una acción en contra de una parte de los accionistas.

Si esta decisión pretende convertirse en una política de estado, resultaría extraño ver que muchos de los diputados y senadores que hoy nos quieren hacer creer que apoyan inteligentemente la expropiación, fueron los mismos que votaron la privatización inicialmente, a principios de los años '90 y la torpe venta de Acción de Oro en 1995, que permitió a YPF - Repsol, entre otras cosas, hacer y deshacer a piacere cualquier cosa en materia de inversiones, exploración y explotación de recursos.

 

Haciendo un poco de historia

Con excelente criterio, el gobierno argentino de 1922 bajo la presidencia de Hipólito Yrigoyen se propuso lograr el autoabastecimiento de combustibles fósiles provenientes de los yacimientos descubiertos en 1907.

En ese sentido, cuando asumió la presidencia Marcelo T. de Alvear nombró al Gral. Enrique Mosconi al frente de la Dirección Nacional de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, que dio el impulso a la industria petrolera y gasífera, que se mantuvo en crecimiento hasta hace unos años.

Existieron varios intentos fallidos por lograr el autoabastecimiento, sobre esto merece citar la anécdota comentada eventualmente por el propio presidente Frondizi, quien, reunido con todas las empresas petroleras que operaban en el país, les comunicó que era su intención lograr el autoabastecimiento argentino de combustibles. ya finalizando la reunión, quien lideraba un grupo de empresarios extranjeros le advirtió: "Señor presidente, si llega a lograr el autoabastecimiento, eso le puede costar su lugar en el gobierno".

Al poco tiempo, cuando Argentina multiplicó la producción y llegó a equilibrar la balanza de hidrocarburos, Frondizi fue derrocado.

El hito histórico más destacado en materia de autoabastecimiento se puede ubicar con la implementación del Plan Houston, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, de la mano del ministro Rodolfo Terragno. Con  ello, en 1999 Argentina logró el autoabastecimiento pleno, lo que se mantuvo hasta el año 2004.

El equilibrio logrado inicialmente fue incrementado mediante la privatización de Y.P.F., logrando exportaciones de petróleo, gas y derivados por valores de 4.000 millones de dólares anuales.

Esta situación favorable se sostuvo durante más de dos décadas.

La falta de exigencia de inversiones comprometidas, el descontrol fiscal sobre la exploración, explotación y producción, la ausencia de política energética y los negocios ocultos entre privados y funcionarios, como la compra del 25 % del capital accionario de YPF S.A. a pagar con dividendos futuros por parte del Grupo Petersen de Enrique Eskenazi, nos dejan hoy con una situación espantosa.

 

 

 

Bajar en MS WordBaje este artículo en un documento
MS Word para leer o imprimir

Hoy, Argentina importa combustibles por 10.000 millones de dólares.

Ante esta situación, el gobierno, en vez de asumir su evidente torpeza, despedir a los funcionarios incompetentes y nombrar en su lugar a otros que propongan y cumplan con algún plan de crecimiento, tomará el control de la empresa YPF S.A. mediante la incautación de las acciones de la controlante Repsol.

No resulta claro si existe una política energética que intente revertir la decadencia demostrada desde 2004; es más, los funcionarios ineptos fueron sostenidos por el gobierno y serán los que lleven adelante esta nueva quimera.

Ante esta situación inentendible, es justificable que las otras empresas del sector vean amenazados sus capitales accionarios si el humor de quien decide estas cuestiones deriva en otra expropiación.

Durante el debate en la Cámara de Senadores el día de hoy, la senadora Estenssoro, hija del fallecido José Estenssoro, quien fuera el que llevó a YPF S.A. a convertirse en una empresa exitosa durante los años '90, indicó que, de justificarse la incautación de las acciones de YPF en poder de Repsol por ser de extranjeros o por alguna cuestión estratégica, del mismo modo, en relación a la situación en que se encuentran las  relaciones con Gran Bretaña, podrían expropiarse las acciones que British Petroleum posee en la empresa Pan American Energy que opera en nuestro país del mismo modo que YPF S.A.

En el mismo orden, Shell, Esso, Petrobras y las otras pueden verse amenazadas de algún modo por las acciones de este gobierno.

 

Soberanía

Resulta evidente que la demagogia se apoderó de todas las cuestiones; las históricas, la económicas, claramente las políticas y hasta las jurídicas y semánticas.

Soberanía es la capacidad de legislar.

No se trata de aplicar la prepotencia, sino todo lo contrario. El ejercicio de la soberanía debería darse por el control fiscal, por la exigencia de cumplimiento de los contratos, el retiro de concesiones de áreas y negocios y la generación de un plan energético inteligente, hoy ausente.

 

Si un gobierno necesita ser dueño de las empresas que generan riqueza y tiene que aplicar el poder de las bestias para mantener el ejercicio del poder, es fiel reflejo de un gobierno que no tiene la autoridad legítima para administrar el estado.

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo P. Forgione
gustavo@forgione.com.ar
Director


La Hoja Federal

 

Director

Gustavo P. Forgione

 

 

Teléfonos:

(011) 15 + 5109-8824

 

Los editoriales y artículos del director pueden ser difundidos citando la fuente y los derechos reservados.

Para transcribir otros  artículos firmados, debe consultar con su autor y con La Hoja Federal

 

 

Vea el último número
desde aquí

Ir al Índice General y buscador interno


Suplementos

Radiodifusión - Sistema Previsional - Retenciones - Aviación Civil - Malvinas


Suscripción

Suscríbase gratuitamente o suscriba a un amigo a La Hoja Federal

mediante nuestro formulario en línea ingresando desde aquí o envíenos un mensaje a hoja@infored.com.ar

 

Baja de Suscripción

Si no quiere recibir más esta publicación o modificó su dirección de correo electrónico, envíenos un mensaje a nuestra dirección hoja@infored.com.ar, indicándolo.


Publicación protegida por la Ley 11.723 y las normas del derecho de autor.

Inscripción  DNDA: 838.831 - © 1999 - 2012