Este documento debe ser maximizado para verse correctamente.                                              También puede consultar La Hoja Federal en Internet

La Hoja Federal

La Hoja Federal

Periodismo de opinión, libre e independiente

Argentina


Año 16 - Número 148

República Argentina, 1 de Diciembre de 2014

Publicación de distribución electrónica
por suscripción



Ante el descalabro del erario, la pérdida de decencia y la destrucción de la matriz social

Se hace necesario

reconstruir el gobierno

De lo contrario, cada día seremos peores personas.

Por Gustavo P. Forgione

Cuando comenzaron a saberse las sospechas y se hicieron públicas las causas que incriminan al vicepresidente en escandalosos actos de corrupción cambió la forma de pensar acerca de cómo sería posible el retorno a un régimen de estado de derecho, para los que pretendemos que nuestro país sea una república.

Previamente a esta cuestión, se pensaba que, con tan sólo la renuncia de quien aún ocupa la presidencia de la Nación y algunos funcionarios, podía recuperarse el respeto a la ley y el retorno a un gobierno más honorable, que trascendería en un país más digno; ante el esquema actual, la cuestión es aún más compleja.

No sólo se sigue una ruta del dinero de la familia gobernante proveniente de la corrupción desde antes del año 2003 en los medios periodísticos, también lo hacen organismos extranjeros como la agencia de inteligencia de los Estados Unidos, que estudia una línea de lavado de dinero que ronda los 63.000 millones de dólares; la autoridad bancaria suiza, que estudia la titularidad de cientos de cuentas relacionadas al socio santacruceño de la familia Kirchner; la Security Exchange Commission, que estudia varios casos de movimientos sospechosos y hasta actos de corrupción con la línea aérea en manos del estado argentino que podrían sancionar a la fabricante de aviones brasileña Embraer, desde una multa, hasta el retiro de su cotización en Wall Street.

Cuestiones como éstas, pese a que el vicepresidente esté acusado de presionar a empresarios para su propio beneficio y de urdir, mediante un falso plan de viviendas, un fraude al Municipio de la Costa entre otras calamidades, dejan al vicepresidente en un escalón más bajo en prestigio delictivo, pero suficiente para no merecer la sucesión presidencial.

Ahondando más en los posibles sucesores, queda claro que la corrupción ha hincado un puñal en lo más hondo de los estrados gubernamentales de los tres poderes y de las instituciones, otrora independientes. Hoy resulta que no existe escondrijo que no haya sido invadido por este grupo oficialista ya que, quien debería controlar al poder, también forma parte de éste.

Así vemos que, si algún fiscal, juez o integrante de un organismo de control osare cumplir con su deber e investigue a algún funcionario que forme parte del grupo oficialista, el aparato lo investigará a él y desplegará todo su poder para desprestigiarlo, iniciarle algún juicio político, encontrarle alguna causa impositiva o cualquier otro recurso que neutralice su cometido.

Claramente, huelgan los nombres propios, puesto que se han hecho públicos los de varios jueces y fiscales cesados, enjuiciados, suspendidos y otro tanto con empresarios a los que se los ha puesto bajo la lupa de la autoridad impositiva, se les han imputado cuestiones familiares o se le han redactado leyes especiales para perjudicarlos.

Por estos días, estamos viendo como, ante el comienzo de las investigaciones formales sobre el lavado de dinero de la familia presidencial, el jefe de gabinete de ministros propuso una comisión bicameral que investigue el lavado de dinero de algunos empresarios; que ante la denuncia de irregularidades sobre el patrimonio de la señora presidente, el mismo personaje pide otra comisión bicameral para investigar por igual motivo al resto de los empresarios. Esto, que en los países donde reina el derecho y el sentido común sería motivo para pedir la destitución del eventual vocero, en Argentina se ha hecho carne y ya forma parte de la costumbre.

Ante tal escenario, donde la libertad de expresión constituye algo que el gobierno intenta limitar con el torpe argumento de preservarla, donde el real descalabro económico pasó a ser un problema secundario, donde las buenas costumbres son cuestiones formales a omitir y donde la moral y las buenas costumbres son catalogadas como algo antiguo y fuera de moda; debe revertirse para poder vivir en un país donde los ciudadanos se sientan orgullosos.

Para que esto ocurra, el gobierno debe ser reconstruido; algo que no puede suceder con los actuales miembros. Cada día que pasa, la matriz productiva se deteriora; cada día que el gobierno malgasta los recursos de los ciudadanos, somos todos un poco más pobres; cada día que consumimos energía para vivir, nos endeudamos porque no nos autoabastecemos; cada día que éste gobierno nos dice que estamos mejor, que no hay inflación ni inseguridad y que vamos por el camino correcto, cada día de estos somos un poco menos inteligentes y nos alejamos de los principios que nos dieron, hace mucho tiempo, la identidad de país.

 

Será hora de ir pensando en cambiar los miembros que ocupan el gobierno o soportar la idea de ser cada día un poco peores personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo P. Forgione
Director

 

Página Web  facebook  Twitter  Correo electrónico  Whats App +54 911 5109-8824

Compartir en google+

Baje este artículo en un documento Word

para leer o imprimir



Publicaciones relacionadas:

La Hoja Federal Nº 140 - "Los fines del "modelo" El enriquecimiento de los burócratas y la permanencia en sus cargos - 01/02/2013

La Hoja Federal Nº 137 - "Cuando la dirigencia es ligera" Los pueblos tienen el gobierno que se merecen - 18/09/2012

La Hoja Federal Nº 134 - "La ruina de las instituciones" Cabe pensar el objetivo del sistema kirchnerista - 01/08/2011

La Hoja Federal N° 83 - "Libertad de Expresión" Una buena costumbre olvidada por el gobierno actual - 22/01/2007.


La Hoja Federal

 

Director

Gustavo P. Forgione

 

Teléfonos:

(011) 15 + 5109-8824

 

Los editoriales y artículos del director pueden ser difundidos citando la fuente y los derechos reservados.

Para transcribir otros  artículos firmados, debe consultar con su autor y con La Hoja Federal

 

Alojamiento en Internet: InfoRed

 

Vea el último número desde aquí

Ir al Índice General y buscador interno


Suplementos

Radiodifusión - Sistema Previsional - Retenciones - Aviación Civil - Malvinas


Suscripción

Suscríbase gratuitamente o suscriba a un amigo a La Hoja Federal

mediante nuestro formulario en línea ingresando desde aquí o envíenos un mensaje a hoja@infored.com.ar

 

Baja de Suscripción

Si no quiere recibir más esta publicación o modificó su dirección de correo electrónico, envíenos un mensaje a nuestra dirección hoja@infored.com.ar, indicándolo.


Publicación protegida por la Ley 11.723 y las normas del derecho de autor.

Inscripción  DNDA: 838.831 - © 1999 - 2012