Este documento debe ser maximizado para verse correctamente.                                              También puede consultar La Hoja Federal en Internet

La Hoja Federal

Órgano oficial de prensa del Partido Federal

Bandera Argentina


Año 11 - Número 125

República Argentina, 24 de Mayo de 2009.

Publicación de distribución electrónica
por suscripción.


Sumario:

En cuatro años de presidente... - ¡No aprendió nada! - Por Gustavo P. Forgione

Candidatos Federales: Marcos Enrique Mirande - Provincia de Tucumán

¿Democracia representativa o autoritarismo oportunista? - Por Alejandro Krüeger French



En cuatro años de presidente de la Nación y otro más de presidencia marital

¡No aprendió nada!

Por Gustavo P. Forgione

La campaña electoral, a veces, obliga a los más ligeros de lengua a exagerar un poco en sus discursos; así, alguno dirá que las corporaciones lo persiguen y lo presionan; otros, que los sindicatos exigen demasiado; algunos le echarán la culpa al clero, y otros se animarán a decir hasta que la "sinarquía internacional" está operando en su contra.

Los más ligeros de juicio incurrirán en barbaridades como quejarse de los votantes, algo que ocurre a menudo; pero quejarse del correcto funcionamiento de las instituciones de la República, en el mejor de los casos, resulta una ligereza difícil de calificar, sin padecer la molestia de ser citado a comparecer ante un tribunal para aclarar formalmente lo dicho.

...por eso sacaba decretos de necesidad y urgencia...

Instituciones de la República

Para evitar que el Poder Ejecutivo actúe en forma desmedida y, así, que el Estado cumpla con su real cometido bajo la Antes de que sea tardeforma representativa, republicana y federal, nuestra Constitución y las leyes inferiores establecen límites al accionar del Estado para que éste no se convierta en un Leviatán que someta a los ciudadanos, en vez de que estos controlen a sus mandatarios, delegados y magistrados.

La Ley Fundamental es muy sabia en este sentido y la casi totalidad de los políticos lo entendemos en forma clara, pese a que a algunos les seduzca íntima y secretamente la viabilidad de profanar los principios destinados a poner freno a sus ambiciones personales.

Así deberían funcionar las, por estos días, olvidadas instituciones. Ese es el espíritu de la Constitución y su letra. Olvidarlos, aunque sea en parte, nos devolvería a épocas en que las decisiones eran tomadas por algunos cabecillas a espaldas de la voluntad popular; o, peor aún, como ocurre en algunas dictaduras que aún se empecinan en permanecer en el centro de nuestro continente, y otras en que la decadencia de la ciudadanía está resignada a ver crecer.

Exabrupto

En un acto partidario en la ciudad de Zárate, el ex presidente Kirchner demostró que le importan muy poco los mecanismos legales que hicieron de este país, hasta hace casi un siglo, algo serio y se animó a decir:

 

"La oposición no me votó ninguna ley...

por eso sacaba decretos

de necesidad y urgencia"

 

Con esta frase, el principal declamador del oficialismo demostró que luego de sus días de intendente de Río Gallegos, otro tanto al frente del gobierno de su provincia, cuatro años de presidente de la Nación y, desde entonces y hasta hoy, en una "flagrante" presidencia marital; el ex presidente demostró, una vez más, que no aprendió absolutamente nada.

 

Reflexión

Ante tal exabrupto, nos invade la incógnita sobre cual será su función como diputado de la Nación si resulta elegido, dada su demostración de ignorancia acerca de la misión que deben desempeñar los representantes del pueblo.

Resulta evidente que pretende ser un gestor más del Poder Ejecutivo al abordar la banca de un representante del pueblo en el Congreso, así como los tantos otros que levantan la mano, según les es solicitado por teléfono desde la Casa Rosada o alguna oficina recóndita que oficie eventualmente como tal.

 

Gustavo P. Forgione

 

 

 

 

Gustavo P. Forgione
gustavo@forgione.com.ar
Candidato a diputado de la Nación

Distrito Capital Federal

Director

 

 

Bajar en MS WordBajar este artículo en un documento MS Word


Candidatos Federales:

Marcos Enrique Mirande

Candidato a Diputado de la Nación por la Provincia de Tucumán

Amigos En la elección del 28 de junio no se plebiscitan los gobiernos provinciales ni tampoco el nacional. Los votantes que crean que es así se dejaron engañar por el discurso oficial. Se trata de una elección en la que se renueva una porción de las Cámaras de Senadores y de Diputados nacionales.

En el Partido Federal estamos convencidos de que en ambas cámaras hace falta un mayor equilibrio de fuerzas para evitar que se sigan aprobando normas que atentan contra la Constitución Nacional.

Por eso queremos ser parte en las decisiones del Congreso; no sólo para evitar que esto siga sucediendo, sino para remediar lo que se hizo mal y en contra de los deseos de la población, aprovechando a la mayoría parlamentaria.

Recinto de la Hon. Cámara de Diputados de la Nación

Los superpoderes concedidos al Poder Ejecutivo son inconstitucionales. Hay que derogarlos.

La Constitución establece que los derechos de exportación e importación deben ser establecidos por el Congreso. Los actuales derechos a la exportación (retenciones) fueron implementados ilegalmente por el Poder Ejecutivo. El Congreso debe recuperar las atribuciones que en exclusividad tiene sobre la materia.

Este gravamen se lleva de Tucumán más de 350 millones por año sólo en lo que hace a la producción de granos. Y no vuelven porque se trata de un impuesto no coparticipable que va directamente al Tesoro de la Nación. En el caso de la soja, equivale a entregarle al Gobierno nacional más de la tercera parte de la producción tucumana independientemente de que el productor gane o pierda. El Estado nacional siempre gana.

La política agropecuaria del Gobierno logró una reducción histórica de la producción. Se hace necesario cambiarla con los instrumentos que el Poder Legislativo tiene a su alcance.

Francisco Manrique, fundador del Partido Federal, sostenía la importancia de la redistribución económica pero estaba convencido de que ésta requería una condición previa: la mayor producción.

Por eso la redistribución económica es una de nuestras metas, que creemos posible pero requiere un proceso contrario al actual: un mejoramiento de las condiciones para producir. De otra manera estaríamos prometiendo redistribuir pobreza.

Por ello queremos formar parte del Congreso Nacional.

Particularmente, participaré en esta contienda electoral como candidato a Diputado Nacional por esta agrupación a la que pertenezco desde hace algunos años.

No queremos cambiar los poderes ejecutivos provinciales ni el nacional. Deseamos fervientemente cambiar el equilibrio de poder en el Congreso para que las leyes que se voten estén más de acuerdo con lo que quiere y necesita la población, que lo que manda el capricho del gobernante de turno.

Como profesional agropecuario -soy Licenciado en Administración de Empresas Agrarias-, y como ex productor -estuve dedicado a la siembra de soja, maíz, sorgo, trigo y poroto negro desde el año 1994 hasta el 2000- conozco la teoría y la práctica de la actividad del campo. Desde el año 2005, como periodista agrario, fui siempre crítico de la gestión Kirchner porque advertía que desde el punto de vista microconómico llevaba a una redistribución inversa: desde la franja de menores recursos hacia un grupo de empresas amigas del poder; desde un aspecto macroeconómico precipitaba al país a un inevitable fracaso; desde el punto de vista político incentivaba la división y el resentimiento; desde la óptica jurídica se alejaba de lo prescripto por la Constitución Nacional y, finalmente, desde lo impositivo, concentraba la recaudación en el gobierno nacional en desmedro de las provincias. La prueba está en que hace no muchos años, la recaudación impositiva del país se distribuía en un 30% para la Nación y un 70% para las provincias. Esta proporción hoy en día es inversa.

El Partido Federal propugna una nueva ley de coparticipación federal de impuestos que suplante a la de 1994 que nunca se instrumentó.

Por esto, y porque creemos que los argentinos tenemos el derecho y la obligación de vivir dentro de la institucionalidad y lejos de la imprevisión y la ilegalidad, le pedimos que el 28 de junio nos acompañe con su voto.

 

 

Marcos Enrique Mirande

 

 

 

Marcos Enrique Mirande

Candidato a Diputado de la Nación

Partido Federal

Provincia de Tucumán

 


 

Más información en las páginas del Partido Federal distrito Tucumán

tucuman.federal.org.ar


¿Democracia representativa

o autoritarismo oportunista?

Por Alejandro Krüeger French

Reza el Artículo 1º de la Constitución: La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa republicana federal.

Las formas de gobierno republicana y federal, han quedado en el olvido de la mano de presidencialismos absolutistas. La división de poderes y el juego de pesos y contrapesos que implica la República, se han transformado en una pesada carga que impone el Poder Ejecutivo sobre el Legislativo y el Judicial. El Federalismo ha sido cambiado por un sistema extorsivo en el que si los gobernadores no se someten a la voluntad del todopoderoso Ejecutivo nacional, quedan sometidos a no poder pagar sus deudas, salarios, obras, y a dejar a sus representados sin educación, salud, seguridad y justicia.

En este esquema, lo único medianamente respetado, sin tomar en cuenta el juego de punteros, compra de votos y barones feudales eternizados cual mármoles en el poder, era el sistema representativo o, en una palabra entendida por todos, Democracia.

Los representantes reciben el poder del pueblo para actuar en su nombre, teniendo la responsabilidad de expresar sus ideas, proyectos y posiciones. Esta es la forma de gobierno que establece nuestra Constitución Nacional y que en estas elecciones se pretende burlar mediante las ‘candidaturas testimoniales’.

Las ‘candidaturas testimoniales’ implican que un ciudadano que ocupa un cargo electivo, se postule para ocupar otro sin ninguna intención de asumir y con el sólo objeto de que su lista ‘sábana reciba mayor cantidad de votos, permitiendo así que otros ciudadanos menos conocidos, o con peor imagen, alcancen el cargo al que el primero se postula.

Llevado a una situación cotidiana, sería algo así como pagar una entrada para ver a los Rolling Stones y que al llegar al estadio toquen Los Grossos, o comprar un Mercedes Benz último modelo y al llegar a la concesionaria nos entreguen un Fiat 600 de 1974. Claro, esto constituiría una violación a la Ley de Defensa del Consumidor, pero como no existe una Ley de Defensa del Electorado y, además, el Consejo de la Magistratura aparece dominado por el oficialismo, no existiría ninguna traba legal efectiva o tribunal dispuesto a hacerla valer.

En sociedades evolucionadas resultaría impensable la admisión de este tipo de maniobras electoralistas, vulneradoras de toda lógica representativa, y ofensivas de la dignidad de los representados. En estas sociedades, el representado adquiere status de superlativo, de mandante, de destinatario de cada vez mejores prácticas que garanticen sus derechos. Jamás se admitiría que alguien que desee representarlos, pida licencia en un cargo para postularse al mismo o a otro diferente, sin antes haber presentado la correspondiente renuncia al lugar para el que fue electo y que decidió voluntariamente abandonar.

Estas decisiones que hoy asombran, están vinculadas con hechos que asombran mucho más y que han pasado a ser parte de la normalidad de la vida política argentina, como la ausencia de un sistema de partidos políticos.

En la Argentina los programas de gobierno son reemplazados por frases hechas y encuestas, y las elecciones internas por el dedo del líder político de turno. Este juego de la política light, genera maniobras de todo tipo con tal de acceder y mantener el poder aún a costa de defraudar a la sociedad ofreciendo un producto que, ya de antemano, se sabe no le será entregado.

Si bien no existen sanciones legales para este tipo de excesos de estrategia electoral, cualquier sociedad sin duda las castigaría restándoles su apoyo, pero claro, a nuestra anestesiada sociedad argentina ya nada la sorprende.

Alejandro Krüeger French

Abogado

Bajar en MS WordBajar este artículo en un documento MS Word


La Hoja Federal

 

Director
Gustavo P. Forgione

 

Correo electrónico: hoja@infored.com.ar

 

Teléfonos:
Lectores y Redacción:
(011) 4338-3071
Director:
(011) 15 + 5109-8824

 

Periodismo de opinión, libre e independiente

 

 

 

Los editoriales y artículos del director pueden ser difundidas citando la fuente.

Para transcribir otros  artículos firmados, consultar con La Hoja Federal

 

 

 

Vea el último número
desde aquí

 

 

 

 

 

Suplementos:

 Sistema Previsional  -   Retenciones   -   Aviación Civil   -   Malvinas 

 

Suscripción

Suscríbase gratuitamente o suscriba a un amigo a La Hoja Federal

mediante nuestro formulario en línea ingresando desde aquí

o envíenos un mensaje a hoja@infored.com.ar

 

La suscripción no implica afiliación ni adhesión al Partido Federal

 

Baja de Suscripción

Si no quiere recibir más esta publicación o modificó su dirección de correo electrónico, envíenos un mensaje

a nuestra dirección hoja@infored.com.ar, indicándolo.

 

Formulario de afiliación al Partido Federal